Facebook Twitter

21. La actividad comercial marítima en la Edad Media

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la Edad Media empieza la etapa de los grandes descubrimientos de nuevas tierras y de las grandes navegaciones de altura. Durante esa época, hubo un comercio muy importante entre oriente y occidente, para transportar especies y productos valiosos que venían de Asia. Ese comercio se hacía mediante intermediarios árabes que transportaban los productos por rutas terrestres en caravanas, hasta los puertos del Mediterráneo oriental –el Líbano-. Uno de los aventureros de esta época fue el veneciano Marco Polo, quien escribió las memorias de los viajes que realizó entre 1271 y 1295.

Los siglos de transición entre el mundo romano y la baja Edad Media, conformaron un proceso lento y poco conocido. Pero en el siglo XI, la gran productividad agrícola dio pie al resurgimiento de muchas ciudades europeas, generando un excedente agrícola que permitió, en primer lugar, la especialización en el trabajo y el desarrollo del comercio y, más adelante, de la artesanía. Dicho desarrollo generó la creación de nuevos núcleos urbanos que, progresivamente, fueron ganando importancia.

En nuestro país, el gran crecimiento del comercio marítimo se convirtió en una de las actividades económicas que originó la expansión catalano-aragonesa por el Mediterráneo. Dicha expansión provocó la aparición de un nuevo sistema de control del imperio originado por los comerciantes catalanes: el Consulado del Mar, creado en Barcelona como institución encargada de regular el comercio. Ejercía como tribunal de conflictos que surgían en las relaciones comerciales. El conjunto de normas que regulaban el comercio, el tráfico marítimo y las relaciones laborales de los marineros se recopiló en el Llibre del Consolat de Mar.

Las principales rutas comerciales de la época eran la del norte de África, Túnez- Argel-Trípoli, la de Mallorca-Sicilia-Cerdeña, la de Bizancio y las islas griegas, la de Chipre-Damasco-Alejandría y la de occidente, que llegaba hasta Brujas.

Por lo que a la navegación se refiere, la época medieval se caracterizó por la separación de la vela latinaVela latina:Vela triangular que se enverga en una antena, muy utilizada en el Mediterráneo. de la atlántica o nórdica, y fue el pueblo vikingo con sus naves llamadas drakkarsDrakkar:Barco propio de los vikingos.(dragones) o sneakers (serpientes), el primero que se extendió por el Atlántico y llegó hasta América, Islandia, Groenlandia… La unión de ambas tradiciones permitió la existencia de gran variedad de naves en formas y medidas como, por ejemplo, la cocaCoca:Barco medieval de dos palos, originario del norte de Europa, de bastante calado y con cubiertas muy altas.,utilizada en la época de expansión comercial catalana por el Mediterráneo.

La gran flota china

Mientras esto ocurría, en Extremo Oriente hacía siglos que se comerciaba por mar siguiendo rutas desconocidas por los europeos, y con ayudas como la aguja magnética. Un ejemplo de ello, eran los barcos chinos llamados juncosJunco:Embarcaciones chinas que tenían un aparejo muy original que imitaba las alas de los pájaros., que tenían un aparejo muy original que imitaba las alas de los pájaros. Dicho aparejo es bastante distinto a cualquier otro aparejo europeo que, con los años, ha sido más reconocido. Actualmente, hay veleros deportivos con aparejoAparejo:Conjunto de la arboladura, la jarcia y el velamen de un barco, cuya tipología y ordenación determinan el tipo de velero.de junco, moda que empezó en la década de los 60 cuando el coronel H.G. “Blondie” Hasler creó y participó en la OSTAR, regata de travesía del Atlántico en solitario.


La visión que se ha tenido de la China, durante siglos, en el marco de la historia de la navegación está cambiando. En los últimos años, se han planteado varias hipótesis sobre la existencia de una gran flota china de juncos que, entre los años 1431 y 1433 -60 años antes que Colón y 80 antes que Magallanes- hicieron diversas expediciones por el mundo visitando las costas de América y África.

Descargar la ficha La actividad comercial marítima en la Edad Media



« Atrás